Lee Tidwell

Camera icon

Una trabajadora de guardería jubilada se mantiene fresca cuando hace calor y la temperatura alcanza 90 grados debido a la eficiencia energética.

Al acercarse el medio día hace más calor afuera en la vecindad de Compton la cual queda al sur del centro de Los Ángeles. A pesar del calor, está cómodo adentro de la casa de Lee Tidwell. Lee es una señora de 67 años de edad. Esta sentada cerca de sus hijas mientras una hace la tarea en la cocina con su laptop y la otra hija ve televisión en la sala.

Mientras más días alcanzan los 90 grados durante el verano, a Lee le ayudan mucho las nuevas ventanas y la insulación que Lee acaba de instalar como parte de una actualización de eficiencia energética. Los cambios que ha hecho a su casa mantienen a su familia cómoda y disminuyen el ruido de la calle, dice Lee.

Lee ha vivido en esta casa por 25 años y ha visto como la vecindad—conocida por la violencia de pandillas—ha mejorado bastante en los últimos anos. “Supongo que es una área de bajos recursos”, dice Lee.

“Cuando yo me mude aquí era una zona nueva y la gente mantenía sus jardines bonitos, pero las cosas han cambiado. Ahora se oye que hay robos de automóviles y muchas pandillas”. Ella dice que en algún momento la gente tenía miedo llamar a la policía, pero el alguacil ha hecho mucho para reducir el crimen y ha sacado a muchas de las pandillas. “No he sabido nada de tiroteos desde vehículos en más de cinco años”. A pesar de la mejoría, ella tiene cámaras de seguridad afuera y cuatro vistas aparecen en un monitor de televisión cerca de la puerta de la sala.

Lee lleva puestas perlas y tiene pelo corto plateado. Su casa de tres recamaras está es bonita y está bien mantenida. Alrededor del patio, el cual está muy limpio, Lee tiene plantas en macetas y buganvillas. Además del pasto podado y las plantas, tiene un arbusto de rosas rojas se ve impresionante junto al tirol de color verde pastel de su casa.

Lee ha invertido bastante tiempo, dinero y esfuerzo para mantener su casa y patio bonito al transcurso de los años. H ahecho lo mismo con la adición a su casa para su negocio en casa. “Mis hijos eran chicos, y yo los cuidaba y tenía una guardería aquí por 20 años”, explica ella.

Ella tiene cuatro hijos y tenía licencia para 14 niños de guardería. Ella tenía familias de esta vecindad de Compton como clientes. Muchos de los padres trabajaban en el hospital Martin Luther King, Jr. que queda cerca. Ella pudo servir a unas familias de bajos recursos debido a un programa del condado que proveía ayuda financiera.

Actualmente tres de los hijos de Lee viven en casa mientras asisten a la escuela tiempo completo. Patricia tiene 22 años de edad y se está especializando en las artes en el programa de arte de El Camino Torrance. Jasmine tiene 21 años de edad y se caso en enero y ahora junta con su esposo, Ray Anthony, se están quedando con Lee mientras ahorran para comprar su propia casa. Aparte de la escuela, Jasmine participa en práctica vacacional en el ámbito de salud ocupacional. El trabajo de Ray Anthony en el ámbito de seguridad le ayuda a Lee con las facturas.

Teniendo tantos en la casa hasta que terminen la escuela ha causado que las facturas del aire acondicionado alcancen $190 durante el verano y es probable que haga más calor y cueste más para mantenerse fresco, según investigaciones recientes. Un estudio nuevo por parte de UCLA, publicado en la revista escolar llamada Journal of Climate, indica que Los Ángeles tendrá más días en los cuales hará calor de temperaturas extremas.

Este es el tipo de impacto climático a los ciudadanos de California que el estado está trabajando para prevenir con un par de leyes importantes. La ley AB 32, conocida como la Ley de Soluciones al Calentamiento Global del 2006, requiere que el estado de California reduzca las emisiones de gases con efecto invernadero que causan calentamiento global y que cobra a los que contaminan por todo lo que emiten al aire. Otras leyes dedican 35 por ciento de esos fondos a proyectos que benefician comunidades desfavorecidas como la ciudad de Compton y para ayudar a residentes de bajos ingresos en California que se beneficien de energía limpia y eficiencia energética.

[vc_row el_id=”CTA_container” el_class=”CTA_container” css=”.vc_custom_1486045714849{margin-right: 20px !important;margin-left: 0px !important;padding-right: 20px !important;padding-left: 10px !important;}”]

[/vc_row]

“No hemos tenido un invierno este año. Saltamos el invierno. Tenemos una ola de calor dos a tres veces al año. Uno se tiene que preguntar qué está pasando”, dice Lee.

Por esa razón cuando la Comisión de Desarrollo Comunitario conocida por sus siglas en inglés, “CDC” en Los Ángeles mando un folleto por correo promocionando actualizaciones para casas de eficiencia energética, Lee se registró para ayudar a reducir su cuenta de aire acondicionado y lograr mas comodidad para su hogar y familia. Por medio del CDC ella instalo ventanas nuevas para mejorar la eficiencia energética, aislante en su ático y calefacción muy eficiente en su cochera sin necesidad de tanque de agua.

La actualización llego por medio del programa de Mejoras de Hogares Unifamiliares del CDC, conocido por sus siglas en inglés, “SFHIP.” SFHIP esta diseñado para ayudar a los propietarios de casas de bajos recursos quienes ganan 80 por ciento o menos del ingreso medio en el condado. SFHIP trabaja con el programa estatal conocido como “Energy Upgrade California”  para proveer reembolsos para los residentes quienes hagan actualizaciones de eficiencia energética en sus hogares.

Lee Tidwell, right, sits and her eldest daughter Patricia Tidwell spend time in their home in Los Angeles. Tidwell received an energy efficiency upgrade to her home in the Compton neighborhood of L.A., which inluded a $3000 rebate. Tidwell used the money to pay for her youngest daughter's wedding in Las Vegas.

Lee Tidwell, right, sits and her eldest daughter Patricia Tidwell spend time in their home in Los Angeles. Tidwell received an energy efficiency upgrade to her home in the Compton neighborhood of L.A., which inluded a $3000 rebate. Tidwell used the money to pay for her youngest daughter’s wedding in Las Vegas.

Lee se sorprendió cuando el estado de California le mando un cheque de $3,000. “Yo no sabía del reembolso”, dice ella. Personal del CDC había llenado toda la documentación de su parte para que Lee recibiera el reembolso del programa estatal. Como Lee ya había pagado los costos en su préstamo de la casa, pudo usar el dinero del reembolso para pagar por la boda de Jasmine y Ray Anthony.

Debido a que ambos están inscritos en la universidad tiempo completo y ahorrando para comprarse una casa, ellos no tenían el dinero para celebrar su boda. “Estaba planeando en ir a la corte. Estaba un poco enojada porque no fue así como imaginaba mi boda. Ray también estuvo un poco molesto porque no me podía dar eso”, dice Jasmine al sacar unas fotos de la boda que tiene guardadas en su laptop. Jasmine y Ray Anthony se casaron el 13 de enero de 2015 en el hotel Treasure Island en Las Vegas. Fue un gran día y una celebración inesperada para sus amigos y la familia.

A pesar de que Lee esta jubilada desde el 2011, su papel de matriarca requiere que continúe cuidando a todos. Ella cuida a sus hijas mientras ellas lanzan sus careras profesionales. Lee acaba de tener cirugía de cataratas y tiene artritis y problemas de la rodilla, por eso decidió tomar tiempo este verano para descansar. Sentada en su sala rodeada de estantes llenos de docenas de fotos enmarcadas de sus hijos—fotos capturando bailes, graduaciones y de la escuela—ella ofrece su pronóstico para la temporada que viene.

Lee dice, “va hacer mucho calor este verano”.

[vc_row el_id=”CTA_container” el_class=”CTA_container” css=”.vc_custom_1486045714849{margin-right: 20px !important;margin-left: 0px !important;padding-right: 20px !important;padding-left: 10px !important;}”]

[/vc_row]