Alan Armenta

Camera icon

Terminando la preparatoria y comenzando una carrera en el reciclaje

Alan Armenta eligió la vida en las calles de San José sobre la preparatoria. No había nadie cercano a él para hacerlo ir. Durante años, él y su hermano saltaron de un lugar a otro con su madre, casi desamparados, siempre hambrientos. Eventualmente llegaron a la casa de su abuela, con su madre y su tía, ambas adictas a la metanfetamina, entrando y saliendo para comer y ducharse ocasionalmente. Ver lo que su madre se había convertido devasto a Alan. “Siempre estaba ebrio, siempre enojado, un niño perdido”, recuerda Alan. “Finalmente, a los 18 años, decidí que ya era suficiente, que no debería rodearme con esta energía negativa”.

El remedio perfecto estaba en el vecindario: la escuela conocida por su nombre en inglés, “San Jose Conservation Corps y Charter School” y por sus siglas en inglés, (“SJCC”), donde a los estudiantes se les paga un salario para adquirir capacitación sobre empleos ecológicos y operar empresas sociales. El SJCC es uno de los 14 programas del programa conocido por su nombre en inglés, “California Conservation Corps” que mejoran el medioambiente de nuestro estado y brindan capacitación laboral, muchos de los cuales están financiados por la agencia estatal conocida por su nombre en inglés, “California Department of Resources Recycling and Recovery” y también conocida por su apodo “CalRecycle”, que administra programas de subvenciones para reciclaje de envases de bebidas, llantas de desecho, residuos electrónicos, reciclaje de aceite usado y más. CalRecycle obtiene importantes fondos de las inversiones climáticas de California: tarifas pagadas por los contaminadores según las leyes de clima y limpio y energía limpia de California que el estado pone a trabajar para reducir la contaminación y expandir la energía limpia. El Conservation Corps también transforma las vidas de jóvenes en riesgo como Alan.

[vc_row el_id=”CTA_container” el_class=”CTA_container” css=”.vc_custom_1486045714849{margin-right: 20px !important;margin-left: 0px !important;padding-right: 20px !important;padding-left: 10px !important;}”]

[/vc_row]

“El gobernador Brown revivió al programa ‘Civilian Conservation Corps’ de Franklin Delano Roosevelt en la década de 1970 con el California Conservation Corps”, dice la Directora Ejecutiva Dorsey Moore. “El Corps comenzó en áreas rurales remotas hasta que las personas comenzaron a darse cuenta de que la desconexión de los jóvenes era un problema tan grande en las áreas urbanas. La parte de la conservación trata sobre el aprendizaje de habilidades técnicas en el manejo de los recursos naturales”. El Corps urbano, una organización sin fines de lucro, ahora opera en todo el estado, uno en cada área metropolitana principal.

Sin embargo, SJCC descubrió que sus aprendices, incluso con nuevas habilidades, tenían dificultades para ser contratados sin un diploma de escuela preparatoria. Entonces, el programa agregó una escuela chárter en 1998 para darles a los niños como Alan, fuera del sistema escolar público debido a sus edades, otra oportunidad en la preparatoria en combinación con capacitación laboral pagada.

Alan Armenta

Alan Ha dirige el programa de reciclaje SJCC, enseñando habilidades de trabajos ecológicos a los estudiantes a medida que completan la preparatoria.

El programa de San José, que acaba de celebrar su 30 aniversario, ha ayudado a más de 20,000 jóvenes en riesgo a salir de la pobreza, utilizando herramientas impregnadas de conservación del medioambiente y recursos renovables. “Normalmente trabajamos con jóvenes de entre 17 y 27 años de edad que abandonaron la preparatoria por diversas razones. Algunos tuvieron que renunciar para ayudar a mantener a sus familias, otros tuvieron problemas de abuso de drogas “, dice Alan Ha, director del programa de reciclaje. Los estudiantes pasan dos semanas estudiando para obtener sus diplomas de preparatoria, luego cambian a dos semanas pagadas en uno de tres programas de capacitación vocacional: administración de recursos naturales y servicio comunitario; construcción y rehabilitación de viviendas asequibles; o entrenamiento en reciclaje y educación ambiental. Dos semanas después, vuelven a los estudios académicos. Las dos semanas de capacitación pagada ayudan a cubrir los gastos de su vida durante el mes.

Con más de 150 clientes en la Bahía del Sur, SJCC ayuda a estudiantes como Armenta a obtener licencias para conducir cargadores frontales, carga lateral, camiones de plataforma y montacargas para que puedan recoger y clasificar el reciclaje de sus clientes. “También capacitamos a nuestros estudiantes en nuestro software conocido por su nombre en inglés, “Recycle iQ”, que desarrollamos aquí y otorgamos licencias a otros Conservation Corps”, agrega Moore. Agarran un iPad e ingresan puntos de datos que permiten a las personas ver cómo nos está yendo con el desvío de desechos, es cuando los clientes están escondiendo basura en el reciclaje o reciclando en la basura. “Ahora estamos entrenando a nuestros miembros del cuerpo en análisis de datos, hardware móvil y el segmento del campo enfocado en el cliente”, dice Moore. “Queremos abrirles el mundo”.

Alan llegó al programa sin créditos de preparatoria. “El éxito de Alan es una historia de perseverancia”, recuerda Ha. “Vaciló muchas veces. Incluso tuve que pedirle que abandonara el programa”.

Alan lo recuerda bien. “Estaba fallando en todas mis clases, llegando tarde o no apareciendo en absoluto”, dice. Dejó el programa para vivir con su padre en Oregón, donde trató de asistir a la preparatoria, pero terminó en la cárcel del condado durante ocho meses.

Después de hacer tiempo y pensar mucho, Alan decidió regresar a San José y empezar de nuevo. “Este programa te da tres oportunidades. Ya tenía dos “, dice. “Hice que mi tercer intento contara”. Y fue bienvenido de nuevo. Ha dice: “Las personas de mi programa no necesariamente tuvieron una buena oportunidad, debido a las circunstancias de la vida que se les dio. ¿Qué diría de mí si renunciara a ellos?

Ha pasa casi el 20 por ciento de su tiempo enseñando a los estudiantes las reglas del comportamiento en el sitio de trabajo, ser puntual, seguir las instrucciones y comunicaciones respetuosas. Usa otro 20 por ciento del tiempo funcionando como trabajador social. “Si nuestros estudiantes tienen problemas de vivienda o inseguridad alimentaria, los orientamos en la dirección correcta para obtener los recursos que necesitan”, explica.

Las circunstancias de la vida de Alan coloreaban su comportamiento. Era rudo, descuidado, mal hablado y propenso a arrebatos de ira, y se inscribió para el apoyo de consejería del programa. “Tenía que hablar con alguien”, dice. “Le dije al consejero cómo es difícil donde me quedo porque mi madre siempre aparecía. Me molestaba verla así “, recuerda. “Ella solía administrar apartamentos. Solo la miraba y decía: ‘Hombre, ¿cómo te has perdido?’ “.

Una vez que Alan se sintió escuchado, las cosas comenzaron a cambiar. Él apareció a clase a tiempo. Él aprendió a controlar su enojo. Y se graduó de la preparatoria. “Después de todo lo que he pasado, es el primer gran logro que he realizado”, dice. “Después de eso, seguí adelante”.

Ahora está inscrito en el programa de pasantías de SJCC en el colegio conocido por su nombre en inglés, “Evergreen Valley College”, ayudando a administrar el programa de reciclaje de la universidad. Desde la participación del equipo de Alan, la universidad ha visto un aumento de 30 a 40 por ciento en el volumen de materiales reciclados. Su objetivo es obtener una certificación para convertirse en un especialista en smog y conseguir un trabajo como técnico de smog, luego ir a la escuela por la noche para convertirse en un maestro mecánico.

Señala a tres personas en SJCC que lo ayudaron a cambiar su vida: su consejero, su ex supervisora, Melissa Avalos y Alan Ha. “Es muy amable, honesto y directo”, dice Alan. “Puede ser franco, pero tiene mucho amor y respeto por mucha gente”.

Alan Armenta

Alan Armenta adquirió su diploma de preparatoria y el dominio de montacargas en SJCC. Ahora en la universidad, Alan regresa al campus todos los viernes para enseñar a los estudiantes cómo operar la máquina.

Alan trabajó duro y se ganó la confianza y el respeto de Ha como resultado. Ahora ocupa un puesto de liderazgo en la escuela como líder de cuadrilla y especialista en montacargas. Él enseña a otros miembros del cuerpo a operar la máquina.

“El Alan que conozco hoy en comparación con cuando llegó aquí por primera vez es completamente diferente, día y noche”, comenta Ha. “Tiene buen manejo de la montacargas, la capacidad de liderar el trabajo con los demás, comunicarse de forma concisa y mantener sus emociones bajo control: esto es lo que necesitaba para tener éxito y lo logro”.