Susan Brown

Camera icon

El compartir autos ofrece transporte limpio y confiable a una comunidad de viviendas asequibles en Sacramento

Hace dos años, Susan Brown tuvo la brillante idea de comenzar a compartir el automóvil con un vecino en su comunidad de viviendas asequibles de Sacramento, llamada Edgewater. Anteriormente había sido propietaria de un automóvil, pero los costos eran obstáculos. “No pude mantenerlo”, dijo. “Es caro tener un auto”.

El acuerdo para compartir se descarrilo cuando su vecino se hizo cargo del auto y saco a Brown del arreglo. Intento usar el transporte público para ir de compras y visitar a su médico, pero no funcionó. “Debido a mi trastorno de estrés postraumático (conocido por sus siglas en inglés, “PTSD”), me confundiría y perdería”, recordó. “Pasé siete horas un día tratando de ir al médico”. Ella usó un servicio de autobús mensual a Walmart para personas mayores, pero su dieta sufrió, y también su salud.

“Me deprimí tanto. Aumente de peso “, dijo Brown, de 67 años de edad. “Me sentí completamente atrapada. No podía pagarle a Uber. Cuando tienes un ingreso fijo, hasta es difícil conseguir el alquiler”.

Luego, en mayo del 2017, la salvación llegó cuando ella asistió a una presentación sobre un nuevo programa de autos compartidos para los residentes de Edgewater y otras dos comunidades de viviendas asequibles y para personas mayores en Sacramento, Alder Grove y Lemon Hill. Llamado por su nombre en inglés, “Our Community CarShare”, el programa es un piloto diseñado para ayudar a gente como Brown a moverse por la ciudad, pero con vehículos eléctricos no contaminantes. Fue posible gracias a la legislación denominada por su nombre en inglés, “Charge Ahead Initiative”, también conocida como SB 1275, redactada por el presidente del Senado, Kevin de León, que requería que la Junta de Recursos del Aire de California creara programas que aumentarían el acceso a vehículos eléctricos para las personas más afectadas por la pobreza y la contaminación. El financiamiento inicial de $1.3 millones para el programa piloto proviene del Fondo de Reducción de Gases de Efecto Invernadero del estado, creado con dinero derivado del programa de límite e intercambio para reducir la contaminación por combustibles fósiles. Y para los residentes elegibles de bajos ingresos, el programa piloto tiene otro beneficio: membresía gratuita.

[vc_row el_id=”CTA_container” el_class=”CTA_container” css=”.vc_custom_1486045714849{margin-right: 20px !important;margin-left: 0px !important;padding-right: 20px !important;padding-left: 10px !important;}”]

[/vc_row]

“Estaba tan emocionada y muy agradecida”, dijo Brown. “Me inscribí inmediatamente”.

El programa “Our Community CarShare” surgió de una colaboración entre agencias claves con el doble objetivo de ayudar a los residentes de bajos ingresos y reducir la contaminación del aire. El Distrito de Administración de Calidad del Aire Metropolitano de Sacramento presentó una propuesta de financiamiento a la Junta de Recursos del Aire de California para un piloto de un año de duración, en colaboración con la ciudad, el Distrito de Servicios Públicos de Sacramento (conocido por sus siglas en inglés, “SMUD”), la Autoridad de Redesarrollo de Viviendas de Sacramento, Mutual Housing y Policy in Motion. Zipcar, una de las primeras compañías de autos compartidos, proporciona los vehículos eléctricos Kia Souls y administra el programa.

“Fue una especie de trabajo de amor que se cumplió entre los socios”, dijo Steffani Charkiewicz, ingeniera asociada de calidad del aire y el personal principal en el piloto de autos compartidos. “Tuvimos muchas conversaciones sobre lo que podríamos hacer y cómo hacerlo. La ciudad y SMUD ya habían instalado estaciones de carga en la estación de trenes de Sacramento, por lo que se convirtieron en partes centrales”.

Una de los modelos eléctricos “Souls” de Kia utilizados por los miembros del programa “Our Community CarShare” en Sacramento.

Después de considerar un programa de servicio para compartir autos eléctricos en toda la ciudad, los socios pronto se dieron cuenta de que era demasiado ambicioso y redujeron su enfoque a las tres comunidades de viviendas asequibles. Hay un total de ocho autos, con estaciones de carga y dos autos en cada comunidad y en la estación de trenes de Sacramento. A principios de marzo, una cuarta comunidad, Riverview, se unió al piloto de compartir autos. Sus residentes usan los autos en la estación de trenes cercana.

Los miembros de CarShare deben reservar un automóvil a través de una aplicación telefónica o en línea en el sitio web del programa. Los automóviles no están disponibles entre las 12 a.m. y las 4 a.m. para garantizar que estén completamente cargados. Hay un uso máximo de tres horas y los automóviles deben estar enchufados a las estaciones de carga cuando se devuelven para que estén listos para el siguiente miembro.

Los defensores de las comunidades desfavorecidas consideran a “Our Community CarShare” exactamente el tipo de inversión en comunidades desfavorecidas que California debería hacer con los fondos pagados por los contaminadores. Una serie de leyes prospectivas garantizan que al menos el 35 por ciento del Fondo de Reducción de Gases de Efecto Invernadero debe utilizarse para ayudar a reducir la contaminación y crear servicios y empleos en comunidades desfavorecidas y beneficiar a los californianos de bajos ingresos.

[vc_row el_id=”CTA_container” el_class=”CTA_container” css=”.vc_custom_1486045714849{margin-right: 20px !important;margin-left: 0px !important;padding-right: 20px !important;padding-left: 10px !important;}”]

[/vc_row]

“No solo pone a los vehículos limpios en el camino, sino que les da acceso a las personas en comunidades desfavorecidas”, dijo Bill Magavern, director de políticas del grupo conocido por su nombre en inglés, “Coalition for Clean Air”, que trabajó con las organizaciones como “The Greenlining Institute,” “Communities for a Better Environment,” “Environment California” y el “Natural Resources Defense Council” sobre la Ley de “Charge Ahead”. “Ha estado ayudando a gente de bajos ingresos asistir a citas médicas y llegar al supermercado y hacerlo sin contaminar el aire”.

Magavern dijo que los datos recientes de monitoreo del aire del Distrito de Administración de la Calidad del Aire de Sacramento encontraron que las toxinas de los combustibles fósiles eran más altas en comunidades de justicia ambiental, típicamente comunidades de color de bajos ingresos que en las áreas de mayores ingresos. Esa contaminación, que pone a los residentes en mayor riesgo de una variedad de problemas de salud, se deriva directamente de las decisiones de uso de la tierra que ubicaron las rutas de tráfico pesado más cerca de las comunidades de color. “Por lo tanto, es apropiado que canalicemos estos servicios a las comunidades que sufren por las malas decisiones”, dijo Magavern.

El Fondo de Reducción de Gases de Efecto Invernadero tiene hasta $22 millones para programas pilotos de autos compartidos para el año fiscal en curso, según Magavern, que incluye $5 millones para expandir el piloto de Sacramento y otro en Los Ángeles.

A medida que el piloto de compartir autos se acerca a cumplir un año de existencia, Charkiewicz dijo que los socios están optimistas sobre el éxito del programa, y ​​planean agregar seis autos más y dos comunidades de viviendas más durante la segunda fase. También aprendieron de algunos de los desafíos imprevistos para hacerlo despegar. Membresías gratuitas estaban disponibles para las primeras 300 personas que se inscribieron, pero solo 149 residentes se unieron a partir de marzo de 2018. Todo lo que se requiere es una licencia de conducir válida y un historial de manejo limpio, pero muchos posibles participantes necesitan ser convencidos, dijo.

“Algo de eso es un miedo a los costos ocultos o un temor a la tecnología”, dijo Charkiewicz. “Algunos temen ceder información privada a una agencia del gobierno. Les aseguramos que no había un mecanismo de rastreo en los autos. Dedicamos una gran cantidad de tiempo al personal para educar a las personas”.

John Tolliver, de 71 años de edad, no necesitaba convencerse cuando vio folletos promocionando “Our Community CarShare” en la comunidad de Edgewater, donde ha vivido durante dos años. Él había estado dependiendo del automóvil de su sobrina para moverse y cuando se descompuso, estaba limitado a usar taxis. “Estoy viviendo del Seguro Social”, dijo, “y me estaba costando demasiado dinero”.

Desencadenado orgullosamente de las computadoras y las redes sociales, Tolliver dijo que obtuvo una cuenta de correo electrónico “específicamente para poder inscribirse en ‘CarShare’”. Lo usa unas 10 veces al mes, a menudo para visitar los cementerios donde los familiares están enterrados, así como para las citas médicas y para ir de compras. “Si llegaran a dejar de hacerlo, le dolería”, dijo. “Si comenzaran a cobrar $9 o $10 por hora, tendría que reducir el tiempo de conducción”.

Los creadores de “CarShare” son muy conscientes de que miembros como Tolliver y Susan Brown han llegado a depender del programa, especialmente porque es gratis. Afortunadamente, parece que los fondos continuarán durante el próximo año al menos y esto seguirá siendo un programa prioritario para California en los próximos años. El compartir vehículos limpios representa una oleada creciente de transporte limpio y asequible en California.

[vc_row el_id=”CTA_container” el_class=”CTA_container” css=”.vc_custom_1486045714849{margin-right: 20px !important;margin-left: 0px !important;padding-right: 20px !important;padding-left: 10px !important;}”]

[/vc_row]